Blog

Estrés y los ojos

Dr. Diego Valle / March 7, 2018

Estrés y los ojos

¿Sabía que existe el estrés visual?

Es conocido que el estrés puede dañar la salud de diversas maneras, pero lo que quizás sea menos conocido es que el estrés puede afectar directamente a nuestros ojos.

El estrés, provocado por las prisas y las muchas horas de trabajo, origina cambios químicos y hormonales en nuestro organismo que son la causa de diversas patologías. Dependiendo del grado de estrés y de otros factores individuales, las manifestaciones oftalmológicas pueden ser variadas.

Una manifestación del estrés, que no repercute en la visión, son las Mioquimias. Muchas personas las describen como “tics” y son provocados por el movimiento involuntario de los músculos de los párpados que origina temblores localizados alrededor de los ojos. Descansar correctamente y aplicar un suave masaje en la zona puede ayudar a eliminarlos.

En casos más severos el estrés puede provocar una enfermedad en la mácula (la zona más importante de la retina). Esta enfermedad es la Coroidopatía Central Serosa y puede originar oscurecimiento de la zona central de nuestra visión, pérdida de nitidez visual y percepción de imágenes distorsionadas o deformadas.

¿Cómo percatarme de que sufro estrés visual?

El lagrimeo constante, la pérdida de visibilidad y el dolor de cabeza, son algunos de los síntomas que pueden alertar de padecer estrés visual.

Los síntomas más comunes son:

  • Sequedad ocular.
  • Mareos.
  • Lagrimeos Constantes.
  • Sensación de picor en los ojos.
  • Hipersensibilidad a la luz.
  • Dolores de cabeza.
  • Conjuntivitis repetitiva.
  • Perdida de visibilidad (dificultad para ver los bordes de las cosas, por ejemplo).

Algunas recomendaciones:

Ajuste su postura: Coloque su monitor directamente en frente de usted aproximadamente de 50 a 100 centímetros de sus ojos. Si necesita acercarse para leer la letra pequeña aumente el tamaño de la fuente. Mantenga la parte superior de la pantalla al nivel de los ojos.

Compruebe la iluminación y reduzca los reflejos: La iluminación brillante y los reflejos pueden fatigar los ojos y hacer difícil ver objetos en la pantalla. Para comprobar los reflejos, siéntese enfrente del ordenador con el monitor apagado y observe la luz e imágenes reflejadas para detectar cualquier reflejo intenso. Las fuentes superiores o que llegan desde atrás son las que más problemas presentan, de igual forma que luces fluorescentes o luz solar.

Ajuste la pantalla: Ubique el monitor de forma que las fuentes de luz más brillantes se encuentren a un lado, en el ángulo derecho si es posible. Elimine alguna o todas las luces superiores y si necesita más luz para escribir o leer, coloque una lámpara de escritorio ajustable.

Mantenga limpio el monitor: Limpie el polvo de la pantalla del ordenador de forma regular ya que su presencia reduce el contraste y contribuye a los reflejos y brillos.

Coloque el teclado de forma correcta: Situé el teclado directamente en frente de usted. Si está demasiado alto, bajo o en un ángulo de la mesa puede provocar malestar y fatiga en los ojos, muñecas y manos.

Tome descansos oculares: Puede seguir la regla 20-20-20 que consiste en cada 20 minutos quitar los ojos del teclado y mirar hacia algo alejado unos 20 pies (unos 6 metros) durante al menos 20 segundos. Se aconseja tomar un descanso cada 15 a 30 minutos de entre uno a tres minutos. En este tiempo es bueno realizar otro trabajo como llamadas telefónicas o archivar y dejar el puesto de trabajo y caminar un poco al menos una vez cada hora aproximadamente. Si es posible, recuéstese y cierre los ojos durante unos momentos.

Pestañee a menudo para refrescar los ojos: Muchas personas pestañean menos de lo normal cuando trabajan frente al ordenador, los ojos secos pueden ser el resultado de un uso prolongado del ordenador. El pestañeo produce lágrimas que humedecen y refrescan los ojos. Hay que hacer un esfuerzo consciente por pestañear más a menudo.

Considere el uso de lágrimas artificiales: Si ya se han presentado síntomas como el ojo seco estas gotas pueden ayudar a prevenir que las sesiones prolongadas ante el ordenador empeoren este síntoma de agotamiento

Mejore la calidad del aire en el trabajo: Tratar de mantener una temperatura ambiente, y reducir el uso prolongado de aire acondicionado, ya que aire acondicionado elimina la humedad del aire; el aire seco y frío produce irritación de los ojos y puede provocar que se resequen las mucosas y desarrollar el síndrome del ojo seco.

Utilice productos oculares adecuados: Si anteojos, asegúrese de que la graduación sea la adecuada para trabajar con el ordenador. La mayoría de las lentes están adaptadas a la lectura en papel y podrían no ser óptimas para trabajar al ordenador, para ordenadores hay tratamientos especiales como lo es el antirreflejo.

también te pueden interesar