Blog

Nutrición y Los Ojos

Dr. Diego Valle / marzo 7, 2018

Nutrición y Los Ojos

¿Cómo cuidar tus ojos a través de la comida nutritiva?

Hoy en día se sabe que las vitaminas cumplen una gran cantidad de funciones en diferentes procesos: En la coagulación sanguínea, funciones nerviosas, crecimiento, defensas contra las infecciones, la digestión, la función ocular, etc.

A través de una alimentación balanceada, podemos conseguir sustancias nutritivas que protejan nuestros ojos. Por ejemplo, los antioxidantes reducen el riesgo de cataratas y degeneración macular. También antioxidantes específicos pueden tener ventajas adicionales. Por ejemplo, la vitamina A protege contra la ceguera. Los ácidos grasos esenciales pueden ayudar al ojo, para aliviar los síntomas del síndrome de ojo seco.

La necesidad de vitaminas aumenta en caso de carga física, mujeres embarazadas, lactantes, adolescentes, así como en la tercera edad.

OXIDANTES EN EL OJO:
La retina del ojo es una estructura fotosensible a la luz, que se caracteriza por su alta actividad metabólica. Bajo estas condiciones se crean radicales libres. Estos son productos intermedios nocivos que tienen un efecto muy destructivo para los tejidos. Aparte de las sustancias nocivas que se dan dentro del organismo de forma natural, también hay sustancias del medio ambiente, como el humo de tabaco, el sol (la luz ultravioleta) u otros tipos de radiación, que pueden formar radicales libres.

Los captadores de radicales (antioxidantes) hacen inofensivos a los radicales. El propio cuerpo posee también de manera natural sustancias reparadoras (enzimas reparadoras) que atrapan los radicales libres. Las vitaminas A, C, E y  Beta caroteno tienen un efecto antioxidante.

Vitamina A:
La vitamina A es fundamental en el proceso de la visión. Esta vitamina, es imprescindible en la regeneración de la rodopsina, cuya descomposición por la luz permite el proceso de la visión. La falta de esta Vitamina puede producir ceguera nocturna. También otros problemas como la sequedad de la conjuntiva ocular y ulceraciones en la córnea. Su combinación con otras Vitaminas antioxidantes (C y E) así como con la Luteína, pueden disminuir la aparición de catarata y las posibilidades de padecer degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

La vitamina A está presente en: tomates, espinacas, hígado, huevos, verduras, leche, queso, zanahoria y albaricoques.

Vitamina E:

Protege como antioxidante liposoluble, actuando principalmente sobre los ácidos grasos de las membranas celulares (tanto en el ojo como en las restantes células corporales). Esta vitamina se encuentra en una concentración elevada en la retina. Es un potente antioxidante y su combinación con la Vitamina A y C puede ayudar según algunos estudios a retrasar la aparición de cataratas y degeneración macular.

La Vitamina E está presente en: manzana, aguacate, ciruela, melones, plátano, tomates, espárragos, semillas de girasol, almendras, avellanas, frutos secos, etc.

Vitamina C
La vitamina C, es un antioxidante y captador de radicales libres, protege al cristalino de procesos oxidativos que pueden llevar a la opacificación. Además, posee cualidades inhibidoras de infecciones. En las patologías diabéticas del ojo juega un papel especial, ya que en estos casos la necesidad de vitamina C aumenta en un 50%.La combinación con la vitamina E y A puede retrasar la aparición de catarata y degeneración macular asociada a la edad.

La Vitamina C está presente en: los cítricos, grosellas, fresas, kiwi, pimiento verde, y coliflor.

Luteína
Es un antioxidante de la familia de los carotenoides, que se ha demostrado eficaz para prevenir la aparición de cataratas y de Degeneración Macular. También es claro su papel en el fortalecimiento del sistema Inmune y en la protección frente a la radiación ultravioleta.

La Luteína está presente en: brócoli, espinaca, calabazas, maíz, verduras de hojas verdes (crudas).

El Selenio, Manganeso, Cobre y Zinc

El selenio, magnesio, cobre y Zinc se encuentran en: gérmenes de trigo, levadura de cerveza, cebollas, tomates, brécol, productos integrales y frutos secos.

Una alimentación equilibrada, consumiendo tanto verduras frescas, como frutas, huevos, carne y pescado permite obtener las cantidades necesarias de todas las vitaminas y pueden ayudar a prevenir el envejecimiento de nuestros ojos (cataratas y degeneración macular).

Solo en casos de alto riesgo de padecer enfermedades oculares como la degeneración macular relacionada a la edad o en casos de deficiencias nutricionales, se aconseja tomar suplementos vitamínicos en forma de preparados farmacéuticos.

Algunos síntomas y signos oculares podrían ser secundarios a deficiencia vitamínicas, su detección precoz y tratamiento pueden prevenir daños irreversibles sobre la visión. Visítenos para realizar una valoración y descarta estas enfermedades por deficiencias vitamínicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

también te pueden interesar