Blog

Glaucoma Congénito

CLÍNICA VALLE. / septiembre 28, 2018

Glaucoma Congénito

Glaucoma Congénito

“El Glaucoma sin tratamiento puede conllevar a una ceguera irreversible”

Existen diversos tipos de glaucoma; los dos tipos principales son el de ángulo abierto y ángulo cerrado. También existen otras variedades menos frecuentes como el glaucoma congénito y secundario.

¿Qué es el glaucoma congénito?

Es una enfermedad ocular que generalmente se presenta durante el primer año de vida debido a anomalías congénitas al nivel del sistema de drenaje del ojo.  Estas anomalías provocan la obstrucción de las vías de salida del líquido llamado humor acuoso y ello provoca el aumento de la presión intraocular.

¿Cuál es su prevalencia?

Es importante considerar que el glaucoma en general,  constituye la segunda causa de ceguera a nivel mundial. Actualmente existen unos 80  millones de casos y 8.4  millones de ciegos por esta enfermedad. El glaucoma Congénito  se presenta un caso por cada 10,000 recién nacido.  Es más frecuente  en el sexo masculino. En el 80% afecta los dos ojos. Representa el 1.3% de todas las formas de glaucoma.

¿Cuáles son los signos de alerta?

Los signos están presentes desde el nacimiento en un 1/3 de los casos. La mayoría son reconocidos en el primer año de vida (Glaucoma Congénito Primario). Sin embargo, las alteraciones pueden hacerse aparentes en cualquier época de la infancia (Glaucoma Infantil) o incluso al comienzo de la adultez (Glaucoma Juvenil). Esta es una clasificación arbitraria por la edad de comienzo, no obstante, son congénitos y tienen una base genética.

Se sospecha de glaucoma congénito en un bebé o en un niño, por la presencia de lagrimeo excesivo, fotofobia, parpadeos y ojos rojos.  Además, en repuesta al incremento de la presión intraocular,   se desarrolla un agradamiento de las córneas (Megalocornea)  y  distención del globo ocular (Buftalmo). Si los dos ojos están afectados y no parecen signos descritos, como los ojos se agrandan, los padres piensan que el niño tiene ojos grandes y bonitos, esto en mascara el diagnóstico temprano y llegan a la consulta a sus niños  en estado avanzado.

En algunos casos, los lleva  a la consulta la opacificación brusca de la córnea. También cuando la afectación es unilateral, consultan un poco tarde, porque un ojo es más grande que el otro. Finalmente pocos casos no presentan síntomas o signos y se les diagnostica más tardíamente por las lesiones  del nervio óptico.

¿Cómo se realiza un diagnóstico?

En el caso de que él bebé o el infante no coopere, la exploración para confirmación de un diagnostico se realiza bajo anestesia, donde se determina la presión intraocular, el diámetro corneal, observación de las estructuras de drenaje (Gonioscopía) y nervio óptico (Fondo de Ojo).

Se considera anormal una presión intraocular mayor de 20 mm Hg, un diamanto corneal mayor de 10.5 mm al nacimiento, 11.5 mm a los 6 meses, 12.5 mm al año de vida. El ángulo formado entre la córnea y el iris periférico debe ser abierto y sin  la presencia de membrana que recubra las estructuras de drenaje. También un incremento de la relación excavación/ Disco Óptico.

¿Cuál es el origen del glaucoma congénito?

Parece resultar de una detención o desarrollo incompleto del segmento anterior durante la vida intrauterina. La presencia de una membrana celular sobre el sistema de drenaje que obstruye el flujo de salida del humor acuoso. También se menciona la inserción anterior del cuerpo ciliar.

¿Cuál es su tratamiento ideal?

Si no se trata inmediatamente y en forma conveniente con la cirugía, se desarrolla un deterioro progresivo que conduce a un daño severo del ojo, especialmente del nervio óptico, conduciendo a la ceguera irreversible tempranamente. El tratamiento definitivo es quirúrgico (Cirugías filtrantes, Implantes valvulares, etc.). El tratamiento médico es temporal y se inicia en espera de la cirugía.

Es importante que los padres al igual que los obstetras, neonatólogos, y pediatras, refieran a todo bebé o niño, cuando noten lagrimeo excesivo, fotofobia, ojos rojos y agrandamiento del globo ocular ya que erróneamente puede ser atribuido a otras patologías y esto puede retardar el diagnostico. El glaucoma congénito deber ser tratado tempranamente como una emergencia para evitar que él bebé o niño evolucione hacia la ceguera irreversible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *